BDC – Business Development Companies

Hace unos días, Antonio, me proponía estudiar un par de compañías del tipo BDC (Business Development Company), adjuntaba un enlace con un amplio listado de este tipo de empresas americanas y donde aparecía la rentabilidad por dividendo de cada una de ellas: a simple vista es espectacular. Creo que este tema os ha interesado, obviamente las rentabilidades llaman la atención, pero como siempre, es necesario conocer lo mejor posible el sector y donde nos metemos para hacerlo con las mayores garantías y conscientes de los riesgos, no vaya a ser que nos demos cuenta demasiado tarde que no es lo que buscábamos.

Sinceramente yo tampoco soy un especialista en este tipo de compañías, empecé a encontrar referencias a este tipo de compañías cuando hice el estudio de Dinamia (ahora N+1 Dinamia) y desde entonces si que es verdad que he encontrado y leído bastante información (quizás antes al no prestar atención no era consciente de la cantidad de empresas de este sector). Así que toda puntualización, ampliación o comentario práctico sobre las BDCs que podáis aportar será bienvenido.

¿Qué es y qué ofrece una BDC – Business Development Company?

Una BDC es una compañía que se dedica a invertir en compañías que acaban de nacer o están en sus primeras etapas (“spin-offs” y “start-ups” en muchos casos) y que necesitan financiación y/o nuevo capital para seguir creciendo (no sólo invierten en acciones, también en deuda y derivados de deuda, de hecho en algunos casos están especializados en dar créditos a este tipo de compañías en lugar de comprar capital). Es algo bastante parecido a una Compañía o un Fondo de Capital Riesgo (Venture Capital Funds), con la diferencia de que en la mayoría de países, la entrada a estos fondos está limitada a inversores institucionales.

Para ser calificada como BDC, una empresa debe cumplir con los requisitos de la sección 54 de la ley de Compañías de Inversión de 1940, aunque la normativa que las regula y su creación específica es de 1980. No es algo nuevo, ya tiene unos añitos, pero es relativamente “joven” como forma jurídica de compañía. Al igual que otros tipos especiales de empresas, tienen exenciones fiscales si reparten como dividendos el 90% de los beneficios contables de cada año, lo que les lleva a ser acciones de alto rendimiento por dividendo.

La mayor parte de las BDCs son compañías cotizadas (normalmente en el Nasdaq), por lo que están bajo la supervisión de la SEC. De esta forma, permiten al pequeño inversor entrar en compañías de “Capital privado” (“Private equity”, compañías que no cotizan en mercado) con una diversificación y grado de conocimiento sobre las empresas “en crecimiento” que difícilmente podrían alcanzar haciéndolo de manera particular.

En muchos casos, los equipos gestores de los BDCs son externos, es decir, que son otras empresas especializadas las que realizan la selección y gestión de la cartera del BDC y que suelen obtener la mayor parte de su beneficio por una comisión “a éxito”, es decir, un porcentaje del beneficio, un bonus por beneficio, o similar.

También es habitual que los BDCs se involucren en la gestión de la compañía en la que invierten, ofrezcan ayuda de gestión a sus “managers”, no tanto en la gestión del día a día, sino en cuestiones estratégicas de crecimiento y evolución tomando algún puesto en el consejo de administración.

Las BDCs tienen habitualmente en su portfolio decenas o incluso en algún caso centenares de empresas entre las que invierten y a las que prestan dinero. Por supuesto, la mayor parte de estas compañías finalmente no llegan ni a grandes empresas ni a multinacionales, incluso unas cuantas acaban muriendo en sus primeras fases o como poco sufrirán enormemente en las crisis cuando todavía tienen un tamaño reducido, por lo que el riesgo para un pequeño inversor que apueste por una o pocas compañías de este tipo es muy elevado. La inversión a través de BDCs permite diversificar y reducir el riesgo hasta niveles “asumibles” (para algunas carteras, no para todas), eso de encontrar el próximo Apple o Microsoft no es nada sencillo.

Por otra parte, es difícil que un pequeño inversor sea capaz de conocer en detalle el negocio y la posible viabilidad de varias de estas compañías (por cualquier motivo personal puede conocer alguna, pero es complicado que se repita esa situación con varias), valorar un precio justo de compra, etc. El hacerlo a través de los profesionales que gestionan el BDC, resuelve todos estos problemas de forma sencilla.

Por último, ya hemos comentado que las compañías en las que invierten las BDCs no cotizan generalmente en bolsa (son private equity), por lo que en caso de querer invertir en una de ella, hay que gestionar la compra de un paquete significativo de participaciones o un crédito por una cantidad normalmente excesiva para un particular. Y una vez que decidamos desinvertir, si todavía no es una empresa cotizada, de nuevo debemos repetir el proceso pero a la inversa, buscar un inversor dispuesto a comprar nuestra participación en la compañía a un precio que nos resulte interesante. La tarea está fuera del alcance de un inversor particular.

¿Son una inversión segura las BDC – Business Development Company?

Como en cualquier sector, estoy convencido que las mejores compañías son una buena inversión en el momento adecuado, pero ya sabéis que seguro, seguro no hay nada menos la muerte . . .  y los impuestos.

Lo que si me parece evidente es que estas compañías deben tener unos “resultados” bastante cíclicos y no me refiero tanto a los contables “oficiales” que se publican cada tres meses, ya que estos están muy influidos en como va cambiando la valoración de sus activos con el tiempo (es decir valoración de participaciones en empresas y créditos). Me refiero a los “reales” sobre compra y venta de las participaciones en las compañías o el rendimiento del dinero prestado.

Intentaré explicarme, estas empresas no mantienen en cartera las compañías indefinidamente como nosotros, que esperamos ir recogiendo los frutos de su negocio, sino que es pura “especulación”, fundamentalmente compran participaciones de empresas muy jóvenes y cuando el negocio crece y tiene ya cierto tamaño, las venden a mucho mayor precio. Entre uno y otro punto pueden pasar unos pocos años si todo va bien y estamos en buen momento del ciclo económico, o muchos años si por medio pillamos una parte baja del ciclo, donde estas pequeñas empresas lo van a pasar mal e incluso algunas no sobrevivirán, pero desde luego lo que va a ser prácticamente imposible es venderlas a buen precio (al menos va a bajar notablemente las opciones de hacerlo).

En el caso de los créditos, ocurre algo similar, en los periodos bajos del ciclo económico los problemas para devolver los préstamos se multiplican en empresas de pequeño tamaño que no han tenido capacidad todavía de generar reservas y que han estado en fase de crecimiento constante (invirtiendo gran parte de los beneficios).

No quiere decir que durante estos periodos todas las BDCs corten el dividendo, pero por lo que he leído, por ejemplo, los recortes en los años 2008-2009 fueron generalizados y las caídas en cotización muy significativas (muchas perdieron del orden del 75% de su valor de 2007). Son dos puntos a tener en cuenta si entramos en este tipo de compañías:

  • Compradas en uno de estos ciclos bajos pueden ser interesantes, pero no debemos contar con un dividendo estable y creciente en todas las fases del ciclo económico.
  • Son valores muy volátiles, mucho más de lo que suelen serlo las compañías a las que estamos acostumbrados a invertir buscando el dividendo (incluso parece que más que MLPs), por ejemplo, en las últimas semanas se han visto ciertos movimientos de pánico debidos a los problemas en la renta fija “High Yield”.

Como siempre, en este tipo de compañías más cíclicas y en las que las malas rachas pueden ser verdaderas tormentas, buscaría aquellas que ofreciesen mayor seguridad, aunque no fueran las mejores oportunidades del sector. Mirar muy bien el balance y ser prudentes, aunque por ley, tienen limitado su apalancamiento (creo que no pueden tener deuda por más de 2 veces el capital invertido, lo que ya es un valor muy alto), no está de más buscar opciones moderadas.

En cualquier caso, los altos rendimientos por dividendo ya nos deben hacer ver que no son “para todos los públicos”, quizás incluso tienen cierta mayor complejidad para evaluarlos correctamente, por lo que al menos yo sería muy prudente si no nos especializamos un poco y entramos en más detalle de sus números y como analizarlos. Puede ser una muy pequeña parte de una cartera de alguien que tenga capacidad de soportar el riesgo y que haya hecho sus deberes de análisis y seguimiento.

¿Como analizamos y valoramos una BDC?

En principio, el análisis debe hacerse de forma “similar” al de cualquier otra compañía, nos interesan los mismos puntos: su historia, la evolución de su negocio y la sostenibilidad del dividendo y por último tratar de evaluar un punto de entrada aceptable y/o interesante si decidimos que es una empresa que puede ser apta para nuestra cartera.

Una magnitud muy típica de este tipo de compañías es el NAV, Net Asset Value, que nos indica la valoración de la compañía como suma de la valoración de cada una de las empresas de la cartera, el valor actualizado de los créditos, más la caja y otros activos líquidos (y menos deuda si usa esta opción).

El problema suele venir al tratar de analizar la evolución de su negocio y si el dividendo es sostenible ya que las magnitudes contables habituales no me parecen lo más representativo del negocio (ventas, beneficio, etc.) por estar muy influido por las variaciones de la valoración de la cartera de empresas, cuando en muchos casos no son operaciones cerradas, es decir, no hay movimiento de caja. Hay que utilizar una forma de asegurar que los repartos de dividendos salgan a medio plazo de los beneficios de compra y venta de las participaciones, y no que se vayan comiendo el capital de la sociedad o se utilice deuda para repartirlos.

Sin haber entrado en un BDC más que de pasada y sin el detalle de un análisis en profundidad (igual existe y lo desconozco), esto no me parece evidente o sencillo como hacerlo, no conozco una magnitud generalmente aceptada tipo AFFO/FAD en REITs o DCF en MLPs que nos permita hacerlo. Cuando analicé Dinamia tuve que buscar alguna alternativa, pero no es trabajo sencillo.

A la hora de valorar el precio de compra si que tenemos en el NAV una gran ayuda, ya que podemos utilizarlo como referencia. Esta magnitud ya hemos adelantado que nos da una indicación de cuanto vale la compañía, pero como ya hemos comprobado múltiples veces, los mercados en ocasiones sobrerreaccionan y debemos aprovecharlo (y evitarlo cuando es en nuestra contra).

Si estudiamos la evolución conjunta del precio de la acción y del NAV/acción, podremos ver una correspondencia significativa, pero con algunas variaciones. El 90%-95% del tiempo debe haber un descuento en el precio sobre el NAV, tened en cuenta que este ultimo aunque sea una ayuda para valorar, no es una referencia líquida, tendríamos que encontrar a alguien que compre a ese precio y normalmente lo hará con algo de descuento. Además, si los gestores de la compañía son externos, cobran habitualmente un porcentaje sobre éxito, que también hay que descontar al valor del NAV si se materializa una ganancia.

No es extraño que en tiempos de “bonanza” el precio llegue a sobrepasar el valor del NAV/acción (¡Cuidado!, estaríamos pagando una prima por comprar la acción) y que en las malas rachas lleguen a producirse descuentos del 40% o 50%. Buscad cual es el descuento medio y nunca deberíamos comprar por encima de ese descuento, es más, en acciones tan cíclicas deberíamos tender a aprovechar las malas épocas (seguro que volverán).

Las más conocidas: Ares Cap. (ARCC), Main Street Cap. (MAIN) y Prospect Cap. (PSEC)

No iba desencaminado Antonio cuando nos decía que las que tenía en cartera eran ARCC y MAIN, son dos de las tres o cuatro BDCs más seguidas e importantes del mercado USA.

Ares Capital (ARCC) es una BDC gestionado de forma externa por Ares Management. Está especializado en los préstamos a pequeñas y medianas empresas, siendo la mayor BDC por activos gestionados. Desde 2009 ha mantenido o elevado su dividendo (trimestral) y actualmente da 0,38$ al trimestre (un 10,5% anual a día de hoy).

Main Street Capital (MAIN), es una BDC gestionado desde la compañía. Está especializado en préstamos a pequeñas y medianas empresas que también invierte en capital de pequeñas compañías. Está considerada de las BDCs más importantes y con mejores números. Actualmente da 0,18$ al mes (un 7% aprox a día de hoy), algo más moderado que sus compañeras, pero también parece su balance es más conservador.

Es posible que intente echar un ojo con mayor profundidad a alguna de ellas, os mantendré informados.

/*Añadido para comentarios*/

18 thoughts on “BDC – Business Development Companies”

  1. Muy interesante artículo pues desconocía completamente este tipo de empresas.
    Sólo un comentario que hay un pequeño error que desmerece el artículo: en el título has puesto “businnes” en lugar de “business”.
    En otra parte has puesto “Bussinnes” también.

    Puedes pensar “Mira que quisquillosa es la gente!!” pero bueno. Sólo intento ayudar un poquito 🙂

    Un saludo y felicidades por el artículo.

    1. Hola Xaps,

      Gracias, estaba escrito de todas las formas posibles (los títulos todos mal, el corta-pega), creo que ya lo he corregido en todas pero si veis alguna que sigue mal, prefiero que aviséis, no me gustan las faltas.

      Un saludo

      1. Me sabe mal corregir otra vez pero es “business” (con una n). Se te ha ido el copy+paste otra vez… 🙁

        Ahora comentando sobre este tipo de empresas, posiblemente el mejor momento de entrar sea el que has comentado: cuando el mercado se hunde completamente. Más o menos suele pasar cada 10-15 años… Pero claro, cuando eso pasa puedes comprar KO, GE, PG, J&J, etc… a muy buenos precios. No sé si alguna vez acabaré entrando en una de estas con un porcerntaje muy pequeño.

        Un saludo.

        1. Hola Xaps,

          Ya me quedan pocas combinaciones de s y n que poner mal, creo que ya está corregido y que no he estropeado ninguna en este cambio.

          Yo me planteo este tipo de compañías en las crisis, es verdad que si coinciden con un mercado global bajista hay mucho que elegir, pero aquí metería sólo un poquito.

          Un saludo

  2. Hola. Muy buen artículo.
    Tan sólo añadir que MAIN suele dar dos dividendos extraordinarios en junio y diciembre por lo que su Yield en realidad es mayor.
    Saludos.
    Octavio.

    1. Hola Octavio,

      Si Main suele dar dos extraordinarios y ARCC da alguno de vez en cuando (sin tanta regularidad), pero los extraordinarios no los suelo tener en cuenta, si me los encuentro mejor que mejor, pero prefiero ser conservador y no contar con ellos.

      Por cierto ¿Llevas alguna de ellas? ¿Que tal? ¿Que retención en origen te hacen?

      Un saludo

  3. Buenas IeD.
    Sin duda un artículo interesante, nos descubre otro sector de la inversión un poco desconocido.
    A simple vista, parece un sector bastante arriesgado, mucho más que los últimos que hemos tocado por aquí, como son la MLPs o los REITs.
    En una gran cartera por dividendos todo tiene su sitio, siempre en su justa medida. Para un inversor que está formando cartera, quizás no le guste este sector un poco mas especulativo, y prefiera algunos mas conservadores, pero si tienes una cartera formada, puedes ir pellizcando algunas empresas de este tipo, más especulativas, pero que le pueden dar chispa a la inversión.
    Un fuerte abrazo.

    1. Hola Miguel,

      No son valores para todos los públicos, incluso si alguno no tiene una gran cartera y quiere picar un poco del sector, le recomendaría algún ETF que seguro que los hay (alguno he visto) y le permite reducir el riesgo de invertir en uno concreto.

      Un saludo

  4. Excelente artículo, y como siempre muy didáctico. Muchas gracias por atender a mi sugerencia. Otro sitio interesante al respecto de estas empresas es http://www.bdcbuzz.com, sobre todo porque recopila bastante información, aunque hay que ser muy cauto a la hora de interpretar.
    Como es lógico, procuro que el 80% de mi cartera esté formada por empresas sólidas, de tipo “aristócratas”. El resto lo dedico a cosas más arriesgadas, aunque siempre buscando dividendos, no especulación. No es nada fácil y más de una vez he metido la pata hasta el fondo.

    1. Hola Antonio,

      Gracias a ti por la sugerencia y la información. Meter la pata hasta el fondo forma parte del proceso de aprendizaje, lo ideal es que cueste poco dinero y que aprendamos del error.

      Por cierto, tu que llevas algún BDC ¿Que retención llevan en origen?

      Un saludo

      1. Hola, la retención en origen que me hacen en las BDCs que llevo es del 15%. La misma que en el resto de las compañías americanas que llevo en cartera.
        (Tengo tramitado el W8BEN)

  5. Hola IeD

    Muy interesante el artículo, en USA hay de todo, literalmente, es el paraíso para los inversores, una duda que me surge, algún ETF que invierta globalmente en este sector y que tenga una capitalización decente? He visto BDCL (apalancado 2x), BIZD y BDCS

    un abrazo

    1. Hola Finanzasmania,

      Es verdad, en USA hay de todo, hay que buscar lo que nos interese. Ya lo comentaba más arriba, si alguien quiere probar pero no se encuentra capacitado o con ganas de hacer un análisis en detalle de estos valores, un ETF puede ser una ayuda, pero yo ante todo recomendaria prudencia y mirar bien antes de dar el paso.

      Un saludo

  6. Hola IeD,

    Excelente artículo. Como muy bien dices hay que andarse con ojo en estas BDC y otros modelos High Yield como los Morgage REIT, Royalty Trusts, MLPs, etc…

    Algunas buenas hay en cada segmento pero son las menos y suelen cotizar caras como ahora MAIN, de las de mejor rating, a 1,4xNAV. Precaución.
    https://www.bdcinvestor.com/

    Salu2 Cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *