Comentario Libro “The Ultimate Dividend Playbook”

El verano es buena época para leer y bajar un poco la montaña de libros pendientes que tengo acumulada en los últimos tiempos, un poco de todo, tanto tradicionales en papel como en formato electrónico en el Kindle Fire (además, este verano de 2016 está siendo muy prolífico en nuevos títulos interesantes). Aunque mis vacaciones este año han sido cortas (el trabajo manda, de momento), las horas de piscina si que han dado para leerme este libro del que había leído muy buenas referencias: “The Ultimate Dividend Playbook”. El autor, Josh Peters es el responsable de la sección “Dividend Investor” de Morningstar, algo que suele ser indicio de calidad y por mi parte, suficiente garantía como para dedicar unos días a su lectura.

Da gusto la cantidad y variedad de información “profesional” sobre este tipo de inversión que se tiene en USA (y que a día de hoy, con internet en cada casa, se tienen al alcance de la mano también en España). La verdad es que en el ahorro y la planificación de la jubilación, USA nos lleva muchos siglos de ventaja, allí la pensión pública que reciben los jubilados es mínima, es algo habitual que cada individuo tenga que planificar su ahorro desde joven para garantizarse sus ingresos en la jubilación mediante planes privados (la mayoría de las grandes empresas lo ofrecen como parte de la retribución) y mucha gente utiliza sistemas basados en rentas por dividendos. 

Por este motivo, y creo que también por la extraordinaria oferta de grandes empresas validas para la estrategia, no es extraño encontrar información, libros, webs, etc. interesantes sobre este tipo de inversión, centrados en el inversor americano. Este libro también tiene ese público como objetivo, pero eso no significa no sea útil para el lector fuera de USA: El núcleo de la estrategia es el mismo, aquí, en New York y en Kuala Lumpur, y además, toda cartera que quiera tener una diversificación amplia y con empresas de calidad, tiene que mirar al otro lado del Atlántico, por lo que conocer ese mercado es muy interesante como formación.

Entrando en el detalle del libro, Josh empieza presentándonos su visión de la inversión en dividendos como “la mejor forma” de conseguir una renta de ingresos pasivos para complementar nuestros ingresos de la jubilación y la compara con otras formas típicas de inversión similares que suelen coexistir en USA: la inversión mediante carteras de bonos o carteras de acciones que buscan fundamentalmente la apreciación del capital (yo no sería tan ambicioso, lo que es bueno para una persona no tiene porque serlo para otra, no creo que haya una mejor al resto).

Interesante también algunos puntos auxiliares comentados en estos primeros capítulos: como explica la operación de los bonos, por que y como varía su precio (si, la renta fija no es tan fija, es algo que imagino ya se conoce, pero no viene mal recordarlo), diferencias entre acciones ordinarias y preferentes, la relación que suele existir entre el dividendo creciente y la evolución del precio de la acción, etc.

La siguiente parte del libro entra ya en los detalles y en los puntos básicos de la estrategia. Como no podía ser de otra forma, viniendo Josh de Morningstar, una parte importante en la selección de empresas se basa en buscar el “moat” o las ventajas competitivas que pueden presentar las compañías para poder generar retornos importantes (basándonos en el seguimiento del ROCE) durante largos periodos. Es un punto en el que estoy totalmente de acuerdo, esto nos permite seleccionar grandes negocios que mantengan buenos retornos durante muchos años, incluso en las malas épocas.

Otro tema en el que se hace mucho hincapié es en la necesidad de ser una empresa “comprometida” con los dividendos, bien por cuestiones “legales” (obligación de repartir una gran parte de sus beneficios como los REITs), por un largo historial de dividendos crecientes o porque su dirección tenga este punto como un objetivo de su gestión. También se apunta a una de las ventajas que suelen tener las empresas que reparten un dividendo “interesante”, sobre todo aquellas de cierto tamaño que generan una buena cantidad de caja: no es fácil usar esa caja de forma eficiente para seguir creciendo y en muchas ocasiones se tiende a utilizarla en operaciones de baja rentabilidad para el accionista (adquisiciones a precios exigentes, de empresas con un negocio alejado del núcleo de la matriz, etc.). Salvo en empresas jóvenes y de fuerte crecimiento, en muchas ocasiones, donde mejor está la caja, es en el bolsillo del accionista.

Una vez seleccionada una posible empresa, pasamos a comprobar la seguridad de su dividendo. Para esto se fija en una serie de puntos: Análisis de los beneficios, del pay-out ratio, de la estabilidad de sus ingresos en función de su actividad, de la fortaleza financiera, la capacidad de mantener las posibles ventajas competitivas, etc.

Es un punto interesante, con gran cantidad de reflexiones muy útiles, que sirven para comprender mejor ciertos conceptos y como evaluar una empresa. Esta tarea, en muchas ocasiones, no es tan sencillo como analizar unos números y comprobar si se sobrepasan o no ciertos límites, sino que hay que evaluar si esos números en su conjunto y para un tipo de negocio dado, suponen un riesgo en la capacidad de seguir repartiendo el dividendo. Lo hemos comentado muchas veces en los análisis, por ejemplo, un pay-out algo elevado puede ser adecuado para un negocio regulado y con gran estabilidad en los resultados, pero indicar grave riesgo de recorte de los dividendos en otro tipo de empresas.

Un punto sorprendente es que no utiliza para nada el análisis de la caja para comprobar la sostenibilidad del dividendo. No puedo estar de acuerdo, creo que ni él mismo está totalmente convencido de este asunto, como parece incluso reconocer en alguna aclaración sobre el tema, pero parece preferir usar el pay-out de beneficios como indicador general de la capacidad de pago del dividendo, considerando que en la mayor parte de compañías va a estar directamente relacionado con la generación de caja. Un punto débil y más en un libro que entra en los detalles de muchas partes de la estrategia, no es un libro fácil que comente las lineas generales y no entre en detalles, sino más bien un libro técnico y que merece una relectura de muchos capítulos, un libro en el que esperas encontrar las bases y detalles de la estrategia.

Una de las aportaciones de Josh Peters a la estrategia de la inversión en dividendos, es el Dividend Drill Return Model (DDRM), un modelo para estimar el retorno global que podríamos obtener en la inversión en una compañía y que nos permitiría seleccionar a las mejores empresas para nuestra cartera. A pesar de que gran parte de los datos utilizados para el modelo son “objetivos” (ROE, rentabilidad, precio actual, EPS, dividendo actual, etc.), uno de ellos y que tiene un peso mucho más importante que el resto, es el crecimiento medio esperado del núcleo del negocio (Core Growth), lo que hace depender la fiabilidad del modelo del acierto en esta estimación nada sencilla.

La idea no es mala, se hace una revisión de las compañías para ver que son aptas para nuestra estrategia (dividendo sostenible, negocio con moat, disposición a seguir pagando un dividendo creciente por la dirección de la empresa, etc.) y luego aplicar el modelo para ver las que nos darían mejores resultados. El problema es el ya comentado, debemos ser muy finos en la estimación del crecimiento futuro de una compañía para que sea fiable.

Por último, esta parte central del libro se cierra con indicaciones sobre como crear una cartera que se adapte a nuestras necesidades, como gestionarla, cuando vender una compañía de nuestra cartera, los impuestos, etc. completando un buen libro sobre la inversión en dividendos.

Una pega que le encuentro es que la edición es de 2008 (al menos el que yo tengo), pero se debió escribir principalmente durante 2007, ya que los datos de las empresas (presenta muchas tablas con históricos de dividendos y ratios de compañías, pero “sólo” hasta 2006), los comentarios del estado actual de mercado y la opinión sobre algunos sectores están claramente desfasados.

Mirándolo por el lado bueno, esto nos permite ver estas opiniones con la perspectiva del tiempo, comprobar como incluso los “profesionales” también se equivocan y lo importante que es realizar un seguimiento a nuestra inversión para detectar esas posibles desviaciones cuanto antes. No vamos a acertar en nuestras previsiones siempre y seguramente la evolución de alguna compañía se va a desviar de lo que nos gustaría, por lo que no hay que “olvidarse” completamente de ellas.

El caso más llamativo es la opinión del autor de la banca como un sector muy interesante para nuestra inversión, su visión es la de un sector algo cíclico en el que los reguladores vigilan de cerca la viabilidad de las grandes instituciones (poco después cayo Lemahn) y donde incluso con tipos bajos los bancos tienen unos ROEs del 15% (luego llegaron los tipos cero, las altas exigencias de capital, etc. y que han llevado a un desplome en los ROEs del sector). Creo que no ha quedado ni un banco de cierto tamaño que no haya sufrido un recorte importante de dividendos en estos años.

Finalmente hay unos capítulos como anexo en los cuales se explica con cierto detalle como analizar las compañías de algunos sectores “típicamente” seguidos en la inversión en dividendos: Bancos, Utilities, REITs y MLPs. Para el que tenga interés o curiosidad en conocer algo más sobre los REITs o MLPs, en este libro son dos sectores que se utilizan con frecuencia y de los que se cuenta gran cantidad de detalles sobre su funcionamiento, impuestos, etc.

Como resumen, me deja un sabor agridulce, uno de los libros que entran en más detalle de la estrategia, pero que tiene alguna laguna. Quizás alguna revisión por el décimo aniversario no vendría mal y podría ayudar a re-explicar ciertas partes y adaptar la visión a la actualidad.

/*Añadido para comentarios*/

8 thoughts on “Comentario Libro “The Ultimate Dividend Playbook””

  1. Hola,

    gracias por tu opinión, es un libro por el que sentía curiosidad. A mi la estrategia de Josh Peters me gusta y me ha dado muy buenas ideas últimamente. En junio, por ejemplo, le dio por hacer algo de caja y vendió algunas acciones con buena revalorización, además de deshacerse de Chevron por su bajo crecimiento previsto en el dividendo, y compró algunas de otros valores con mayor yield, y a mejor precio, aunque menos de lo vendido porque USA está muy caro en general.

    Un saludo

  2. Hola HRono,

    Lo que es indiscutible son los resultados que consigue con la cartera ejemplo que gestiona en Dividend Investor (he leído alguno de los últimos boletines tras leer el libro) y he sacado alguna idea (CMP).

    Para mi gusto abusa de MLPs para conseguir rentabilidad, alguno en cartera va bien, pero no me gustan tantos (aunque la verdad es que como hace un seguimiento cercano y activo de las empresas puede permitirse “arriesgar” un poquito).

    Para mi gusto creo que mueve bastante la cartera, aunque no puedo reprochar estos últimos movimientos, es verdad que últimamente hay muchas de USA que están a precios elevados y veo oportunidades mucho mejores (PM, CVX, PG, KO), son entendibles esas rotaciones.

    Un saludo

    1. Hola David,

      Creo que ya he comentado que Josh mueve bastante la cartera para lo que estamos acostumbrados. Si no recuerdo mal, menciona varios casos en los que plantearse vender:

      – Hay un riesgo claro de que el dividendo se recorte o anule.
      – Cuando una empresa no cumple tus expectativas y analizando sus cuentas no ves que lo vaya a poder hacer en los próximos años. Por ejemplo, ha vendido CVX porque no ve en los próximos años que el dividendo vaya a poder crecer con fortaleza.

      En este segundo caso se plantea si hay mejores opciones a estas inversiones:

      – Empresas con un crecimiento similar pero con un mayor yield
      – Empresas con un yield similar pero con un crecimiento esperado superior.

      Un saludo

  3. Hola IeD,

    Ya de vuelta 🙂 Fenomenal sumario del libro, me gusta Peters, cuando me hice de M* pensaba que su newsletter estaba incluída, pero no, hay que pagar un plus.

    Me ha sorprendido lo que comentas de que no tiene muy en cuenta el flujo de caja libre, si le oyera Buffett le entrarían náuseas. El payout no puede suplir siempre eso. Lo del DDRM si me ha gustado más.

    Salu2 Cordiales

    1. Hola Josep,

      Empezamos a volver a la rutina poco a poco, todavía no puedo disfrutar de mis vacaciones permanentes.

      Yo le he echado un ojo al newsletter (te puedes descargar alguno) y no tiene mala pinta, igual pruebo a ver que tal. Por cierto, creo que a Peters lo han ascendido a alguna posición de gestor y ya no va a estar trabajando directamente en el newsletter.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *