Comentario Libro “¡Vive sin trabajar!”

Hoy traigo la reseña de otro libro sobre independencia financiera, esta vez uno de los “Best Sellers” y que más repercusión mediática ha tenido, “¡Vive sin Trabajar!” de Jose Castelló (lo he llegado a ver en alguna entrevista de radio o TV (se pueden encontrar los enlaces en Google a alguna de ellas), que la verdad, siendo un libro sobre este tema, ya tiene mérito).

Es un libro bastante completo, dividido en tres partes, cada una dedicada a un área que puede sernos útil en nuestro camino: La primera comenta como puedes conseguir más dinero con el tiempo propio, es decir, trabajando (una guía para tratar de ser un trabajador más efectivo, reconocido y con mejor salario). En la segunda parte nos muestra las posibilidades formas de ganar dinero haciendo trabajar a nuestros ahorros (en lugar de trabajar nosotros como en la primera parte). Finalmente, como tercera y para cerrar el libro, tenemos una guía con algunos consejos sobre  como podemos disfrutar de nuestra jubilación y como plantearnos esta nueva etapa de nuestra vida.

Lo que más me sorprende del hombre occidental es que pierde la salud para ganar dinero, después pierde el dinero para recuperar la salud. Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfruta el presente, por lo que no vive ni el presente ni el futuro. Y vive como si no tuviese que morir nunca, y muere como si nunca hubiera vivido.” Dalai Lama.

Normalmente los libros sobre independencia financiera se centran más en otros puntos: como buscar negocios que nos generen rentas, en ayudarnos a reorientar nuestras finanzas (eliminar deudas, analizar gastos y empezar a ahorrar), por lo que al menos en este libro tenemos algunas ideas para mejorar otra área de ingresos.

De hecho, la primera parte es la más extensa de todas (ocupa casi dos tercios del libro). Como es habitual no hay una receta mágica, de hecho, creo que tampoco es fácil aplicar sus consejos en un % elevado en muchos de los trabajos que existen, pero son ideas interesantes y muy orientadas a conseguir objetivos, muy directas y prácticas. Se nota que, en esta etapa de su vida, el autor ha dominado muy bien las habilidades de gestión en el mundo de la empresa, conoce bien como “piensa” una empresa, que valora y que es lo que se busca por los gestores-empresarios, etc.

Sus recomendaciones se basan en aplicar técnicas de ventas a nuestro trabajo, de hecho, debemos considerarnos como vendedores (aunque nuestro trabajo no esté relacionado con la ventas), vendemos a una empresa nuestro tiempo y esfuerzo a cambio de un salario. No es sencillo, nos hace salir de nuestra zona de confort, no podemos seguir actuando como el resto de empleados “tipo”, tenemos que diferenciarnos, fijar o relacionar nuestro salario a objetivos que sean atractivos para la empresa (estrategia win-win) y luego conseguir que esta valore ese plus que podemos darle para conseguir un sueldo en la franja alta de retribución de nuestro puesto, lo que nos va a ayudar a mejorar nuestros ingresos y a acortar el tiempo hasta nuestra independencia financiera.

La segunda parte del libro es más “típica” y apenas entra en detalle sobre como invertir nuestro dinero. Arrancamos con algunos consejos sobre los beneficios del ahorro y los riesgos de los créditos, para luego en la parte de inversión, apenas mencionar brevemente los tipos de activos que utiliza (depósitos, bonos y acciones), dejando al lector la tarea de formarse, estudiar y seleccionar los activos en los que invertir y hacer trabajar su dinero (mucho trabajo queda por hacer en esta parte).

Si hay un par de ideas interesantes en esta parte: el pagar por usar (no comprar, sino pagar por usar lo que nos haga falta y cuando nos haga falta, casa, coche, etc.) y el factor G (o la diferencia entre el coste de la vida en diferentes países, lo que nos puede ayudar a reducir la cantidad necesaria para nuestra independencia si estamos dispuestos a pasar un tiempo en otros países). La primera cada vez me lo planteo más en el caso del coche . . .  el mio va ya por 17 años y no lo utilizo mucho.

Por último, tenemos un cierre con algunas indicaciones sobre como plantearnos la vida cuando ya no necesitemos trabajar y dispongamos de nuestro tiempo. Parece mentira, pero esto puede ser un problema para algunas personas, no es tan raro que un “recién” jubilado entre en “depresión” (o simplemente en crisis), cuando su vida cambia y se encuentra sin rutinas y con mucho tiempo para llenar.

¿Que hacer? ¿Como llenar nuestro tiempo? Muchos tenemos una lista de hobbies o de actividades que nos encantaría poder hacer a nuestro gusto, pero no es el caso de todo el mundo, y el sofá no es la mejor alternativa para pasar las horas libres (si son muchas).

/*Añadido para comentarios*/

4 thoughts on “Comentario Libro “¡Vive sin trabajar!””

  1. Me intereso mucho eso de que el hombre occidental pierde la salud para ganar dinero, después pierde el dinero para recuperar la salud”. “Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfruta el presente, por lo que no vive ni el presente ni el futuro. Y vive como si no tuviese que morir nunca, y muere como si nunca hubiera vivido.”

    Ya encontré esa formula y la contrarreste… invertí en una excelente maquinaria de relax y viajo para vivir intensamente el presente.

    No tiene sentido ganar bien si no lo vas a disfrutar. Prepara tus maletas y bora bora como dice triple XXX

    1. Hola Juan,

      Es una reflexión muy interesante, debemos darnos cuenta de que estamos empleando nuestro tiempo en ganar ese dinero, necesitamos un equilibrio tiempo/dinero para aprovechar nuestra vida a tope.

      Un saludo

  2. Es bueno que cada vez hayan más libros españoles sobre esa temática, es bien cierto que los anglosajones nos llevan unas cuantas décadas de ventaja.

    En cualquier caso, creo que se debe medir muy bien lo que se dice, pues realmente hay mucho trabajo y mucho riesgo asumido detrás de determinadas decisiones y no deben tomarse como algo baladí.

    Buen blog, cuando quieras pásate por nuestra Comunidad, creo que te puede gustar 😉

    1. Gracias +Dividendos,

      Muchas veces las soluciones propuestas para alcanzar la independencia son poco “realistas” para la mayor parte de la gente, ya que suponen cambios drásticos en la vida. Cada uno es muy libre de tomar las decisiones que estime oportunas, pero yo no apuesto por esa linea, soy más conservador y no me gustan los cambios bruscos.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *