La fiscalidad real cuando vivamos de los dividendos

Vamos a presentar mediante un ejemplo práctico y los resultados que vamos obteniendo de introducir los datos en el programa PADRE, cuál sería la tributación real de una persona que viva en exclusiva de las rentas del ahorro, como son los dividendos.

La verdad es que tengo que reconocer que nunca me había dado cuenta de un detalle y que lo he descubierto haciendo algunas pruebas con el programa PADRE tras las dudas surgidas la semana pasada en los comentarios de la entrada sobre la fiscalidad de los dividendos de empresas extrajeras, asi que me ha parecido parecido suficientemente interesante como para compartirlo con vosotros y preparar una entrada.
Supongamos un caso de una persona con un hijo que cobran 30.000€ en dividendos de empresas españolas y 15.000€ en empresas extranjeras. He puesto unas cantidades significativas para que les apliquen tramos altos en la tributación y se note más el efecto que quiero destacar.

 

Vamos a poner en práctica lo comentado en las anteriores entradas sobre fiscalidad:

Datos a introducir en el programa PADRE                   Casilla 23
– Dividendos España 30.000€                                       – Total Dividendos (30.000+15.000) = 45.000€
– Retención (21%) 6.300€                                            – Retención (6.300+2677,5) = 8.977,5€
– Dividendos Extranjeros 15.000€                               Casilla 505
– Rentención Origen (15%) 2.250€                               – Dividendos 15.000€
– Retención España (21% del resto) 2.677,5€               – Retención 2.250€

Si introducimos los datos personales (1 hijo) y de ingresos por dividendos en España (casilla 23), podemos ver que obtenemos un resultado a pagar en la declaración individual de 408,88€.
Y si completamos con los datos de la doble retención internacional en la casilla 505, obtenemos un resultado a devolver de 1.841,12€. Si comparamos ambos resultados vemos que hay una diferencia de 408,88€+1.841,12€ = 2.250€, lo que indica que estamos recuperando completamente la retención  en origen de los dividendos cobrados de empresas extranjeras.
Pero esto no es lo más interesante, vamos a revisar exactamente lo que tendríamos que pagar por los dividendos cobrados según la tributación vigente (45.000€):
– Los primeros 1.500€ están exentos
– Los siguientes 6.000€ tributan al 21%, suponen 1.260€
– Hasta 24.000€, hay 18.000€ que tributan al 25%, suponen 4.500€
– Hasta los 45.000, hay 19.500€ que tributan al 27%, suponen 5.265€
– Total 1.260+4.500+5265 = 11.025€
En retenciones habíamos pagado por adelantado 6.300+2.677,5 = 8.977,5€, luego en la declaración deberíamos pagar la diferencia entre lo que teníamos que tributar y las retenciones ya realizadas: 11.025€-8.977,5€ = 2.047,5€. Sin embargo, hemos visto que el resultado a pagar era de 408,88€, hay una diferencia de 1.638,62€ a nuestro favor, ¿por que? ¿Esta equivocado?.
No, no está equivocado, la diferencia se encuentra en que si no tenemos otras rentas que no sean las del ahorro, conceptos como el mínimo personal y por descendientes que normalmente se aplican a las rentas de la base general, se aplican ahora a las del ahorro. Por eso, en nuestro caso:
– Tenemos exentos 1.500+5.151+918 = 7.568€
– Los siguientes 6.000€ tributan al 21%, suponen 1.260€
– Hasta 24.000€, hay 18.000€ que tributan al 25%, suponen 4.500€
– Hasta los 45.000, hay 13.432€ que tributan al 27%, suponen 3.626,64€
– Total 1.260+4.500+3.626,64 = 9.386,64€
Si hacemos ahora la comprobación de cual debiera ser nuestro resultado de la declaración, 9.386,64€-8.977,5€ = 409,14€ que ahora si que cuadra con el resultado que obtuvimos (bueno, hay una pequeña diferencia).
Bueno, pues esta era la sorpresa, realmente la parte exenta de tributar se nos eleva significativamente y nos ahorramos un pellizco. Cada uno puede ver esta parte en los resultados de la declaración con el programa PADRE (por cierto, en la reforma fiscal están hablando de aumentar estos mínimos personales y por descendientes).
El ejemplo está puesto para una persona con 1 hijo en declaración individual, en caso de ser las rentas totales de una familia hay que tener en cuenta que todo se dobla:
– Los mínimos exentos se doblan, son 1.836€ por un hijo y 2×5.151€ de mínimo personal exento
– Los tramos de tributación se doblan también, hay 2×1.500€ exentos, 2×6.000€ tributando al 21%, etc.
Esto hace que la tributación real se todavía algo menor.
/*Añadido para comentarios*/

2 thoughts on “La fiscalidad real cuando vivamos de los dividendos”

  1. Está claro que la parte que antes deja de estar vigente en esta estrategia es la fiscal, ¡¡¡Que estabilidad señor!!

    Bueno, realmente ya estaba obsoleto cuando lo acabé el fin de semana, ya se sabía que los tramos iban a cambiar, pero la idea sigue vigente y parece que los mínimos personales y por descendientes aumentan (la pena es que esos no nos afectan hasta que nos retiremos, que vaya usted a saber lo que hay entonces).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *