Estrategias de Inversión para la Independencia Financiera

Creo que todos los que dais una vuelta por la comunidad de blogs sobre la Independencia Financiera tenéis bastante claro que la mejor forma de alcanzarla (diría que casi la única), consiste en la constancia, el ahorro, la inversión a largo plazo y la reinversión de las rentas que vamos obteniendo para que el interés compuesto vaya haciendo su trabajo. Sin atajos, todo los que sea apalancamiento y buscar retornos a corto plazo suele acabar bastante mal antes o después.

Vale, pero ¿que estrategia de inversión es la mejor para alcanzar la independencia financiera? Buena pregunta, si tuviera una respuesta correcta o al menos una que sea correcta para todas las personas. Por ese motivo, cada vez que sale este tema en alguno de los blogs de la comunidad, hay una discusión entre diferentes puntos de vista, algunos apuestan por una cartera exclusivamente de dividendos y vivir de las rentas, otros por carteras de buenas empresas esperando una revalorización e ir vendiendo un pequeño porcentaje de la cartera, otros apuestan por carteras de empresas que repartan dividendos pero que también tengan un gran potencial de revalorización y se puedan obtener rentas de forma mixta, tanto de  las ventas de algunas acciones como de los repartos de dividendos. Y hay muchas más opciones intermedias entre estas que he mencionado, cada una con sus matices propios, sobre todo en la conveniencia o no de vender algunas posiciones de cartera que se hayan revalorizado mucho.

En mi caso soy de los que pretendo complicarme la vida lo justo, quiero algo que funcione casi con el piloto automático y cuyo éxito no dependa de que acierte de forma consistente en decisiones relativamente complejas, ni de que un mercado bajista se prolongue más de lo previsto y ponga en riesgo mi patrimonio conseguido durante muchos años. Por este motivo soy de los que basan su estrategia en una cartera de dividendos, probablemente no es el óptimo de las inversiones, pero si creo que es el método más sencillo y práctico, que puede ser utilizado por el común de los mortales con una formación básica.

Creo que cada uno debe buscar su hueco entre todas las opciones, el sitio donde se encuentre más a gusto, probablemente incluso con el tiempo vaya evolucionando y haga pequeños cambios para pulir algunos detalles, por eso es importante ser abierto de mente y estar dispuesto a aprender cosas nuevas (en el mercado, lo importante no es llevar razón, sino hacer dinero, así que más vale aprender y mejorar de nuestros fallos). Ya digo desde el principio que en este artículo no pretendo convencer a nadie, al revés, pretendo exponer lo que yo hago por si a alguien le sirve y para recibir críticas (constructivas a ser posible) que me hagan mejorar.

La inversión en dividendos frente a otras estrategias

Sinceramente, creo que la inversión en empresas en crecimiento y con un buen potencial de revalorización (inversión en “growth”) tiene muchas más posibilidades de conseguir un mayores incrementos de nuestro capital que la inversión en dividendos. También a la inversión en empresas infravaloradas (inversión “value” o en valor), para ser vendidas una vez que se acerquen a sus valoraciones más razonables le veo un mayor potencial de hacer crecer nuestra cartera.

Además, en ambos casos la factura fiscal se optimiza, ya que no pagamos a hacienda hasta que decidimos vender y por tanto nuestro dinero sigue produciendo dentro de la compañía. Si pensamos en la inversión en fondos, esta ventaja es más evidente todavía, ya que podemos mover el capital de renta variable a monetarios o renta fija en función de las circunstancias y sin pasar por caja de hacienda, sólo cuando reembolsemos para utilizar ese capital.

Entonces, ¿por qué sigo pensando en la inversión en dividendo como la mejor opción en mi caso?. Pues porque el ratio rentabilidad/riesgo me sale el más favorable para alguien que se considera sin habilidades especiales en este campo, que quiere una estrategia que le permita dormir a pierna suelta y que no quiere depender de un alto porcentaje de acierto en sus decisiones para que la estrategia tenga éxito. Al igual que veo mayor potencial con las estrategias mencionadas, también veo que hay mayor dificultad en lograr el éxito con estos sistemas y que tienen ciertos puntos que no me dejarían dormir a pierna suelta bajo determinadas circunstancias.

El primer inconveniente es la probabilidad de éxito o de acierto. Veo mucho más complicado ser capaz de seleccionar con éxito empresas que vayan a tener un crecimiento importante en los próximos años que seleccionar compañías que vayan a repartir un dividendo sólido y creciente en los próximos años. No veo sencillo poder seleccionar un grupo de empresas que vayan a crecer entre el 5%-10% de media en los próximos 10 años, mientras que veo más probable acertar con un grupo de empresas que van a hacer crecer su dividendo entre el 5%-10% de media en los próximos 10 años. Para esto tenemos la ventaja de contar con empresas con un largo historial que cumplen este requisito y que este historial sea una “garantía” de que esa condición pueda seguir cumpliéndose (a diferencia de las compañías de alto crecimiento, que con el tiempo se transforman en compañías maduras y de menor crecimiento). Incluso los mejores gestores de fondos tienen sus rachas y sólo unos pocos escogidos han demostrados ser capaces de batir al mercado de forma consistente, lo que tampoco es garantía de que sea así en el futuro.

El caso de la inversión “value”, creo que tenemos mayor grado de certeza o fiabilidad que en la inversión en “growth” o “crecimiento”, pero no controlamos la variable tiempo, no sabemos cuando se producirá el incremento de valoración, puede ser algo progresivo o el precio puede pasarse algunos meses/años estancado, hasta que halla algún catalizador que lo favorezca y se destape (y nosotros seguiremos necesitando rentas en esos periodos).

El segundo punto importante es la tranquilidad. Mientras esperamos que nuestra cartera se revalorice, necesitamos seguir obteniendo rentas de la venta de acciones con cierta regularidad para obtener rentas periódicamente, independientemente del momento del mercado (bajista o alcista) y seguro que viviremos algún fuerte periodo bajista ¿cuanto tiempo podemos aguantar mentalmente la situación? ¿viviremos tranquilos mientras nos “comemos” nuestro capital en esta situación? ¿y en los periodos bajistas en las que el valor de la cartera puede caer un 40% o un 50%, seguiremos vendiendo con tranquilidad?

Por otra parte, en esta estrategia tenemos que seleccionar este momento de venta o la empresa a vender, queramos o no con la idea en mente de que simplemente de elegir los mejores momentos de venta a los peores de cada mes o cada trimestre, tendremos una gran diferencia en el resultado de la estrategia. Podemos automatizarlo, hacerlo el primero de cada mes o el día 5 o el 28 del mes anterior, elegir la empresa que represente un mayor porcentaje de cartera o la que menos haya crecido en el último años, pero para mi siempre tendré en mente que es una variable que está bajo mi control, que si hubiera  . . . . .  habría necesitado vender un . . % menos para conseguir mi renta. Por contra, los dividendos se cobran el día elegido por la compañía, me guste o no me guste, es algo que escapa a mi control y que se hace de forma automática. Menos eficiente, si, pero más sencillo.

No quiero decir que sea imposible tener éxito con estas estrategias, ni mucho menos, de hecho seguro que hay personas que ya lo están haciendo, pero si considero que ya no son sistemas que puedan ser consideradas para “todos los públicos” como la inversión en dividendos, hace falta algo de preparación y sobre todo tener una cabeza preparada para hacerlo.

En cualquier caso, antes de elegir una cosa u otra debemos plantearnos todos estos puntos para nuestro caso particular, al menos pensar en teoría como creemos que vamos a sentirnos, es posible que no estemos seguros de nuestra reacción real hasta que no nos enfrentemos a ella. Yo hace tiempo que me planteé estos puntos y tuve claro que prefiero una estrategia en la que mi cartera me proporcione las rentas para vivir cómodamente, sin mucho que pensar, ni decidir y sin tener que vender mi capital para obtener rentas. Mi independencia financiera se basará en una cartera de acciones que repartan dividendos y que me proporcionen las rentas necesarias para cubrir mis gastos. Para esta parte no quiero depender de los ingresos por venta de acciones, debe ser sencillo, mecánico y sin necesitar de mi intervención.

Sin embargo, con el paso del tiempo si que he ido pensando en formas de optimizar la estrategia y de tratar de mejorar algunos puntos. En este sentido, ahora mismo si que considero interesante que aquellos que se sientan con fuerzas para intentarlo, tengan un sistema mixto que aproveche algunas ventajas de otras estrategias, al menos en parte.

A mi cartera de dividendos le añadiré una segunda cartera “value” en la que invertir los excedentes que no necesitemos para nuestros gastos (todo aquello que supere la cantidad presupuestada con un pequeño margen). Una “pequeña” cartera de la que no necesitemos vender para vivir, una cartera que podamos invertir en oportunidades y vender (o traspasar si hablamos de fondos) cuando consideremos que el precio es el adecuado, pero sin presiones que nos influyan en las decisiones de inversión.

Podemos ser mejores o peores en nuestras decisiones, podemos buscar ayuda en asesores como la cartera de la OCU (yo no la uso, pero CZD y algunos otros inversores hablan muy bien de ella) o dejarlo en manos de gestores de fondos o planes de pensiones de reputación y en los que confiemos que con cierto plazo obtendremos resultados y esperar el tiempo necesario para que la inversión de sus frutos.

De esta forma, no tributaremos por cobrar unos dividendos que no vamos a necesitar en esos momentos y nos aprovecharemos de los rendimientos del total de esta segunda cartera, mientras no decidamos venderla para obtener beneficio.

Vender las empresas que se han revalorizado mucho

Este suele ser otro de los puntos en los que hay diferencias entre las estrategias seguidas por los inversores. La idea es sencilla, aprovechamos los beneficios que tenemos en la compañía A (que pueden ser importantes y suponer los dividendos de muchos años) e invertimos en otra empresa B que está a mejor precio (tiene mayor potencial de revalorización) o esperamos que esa empresa A caiga en precio y la recompramos de nuevo mucho más barata.

Tengo que reconocer que si somos capaces de acertar de forma consistente en esta estrategia estamos aumentando nuestra capitalización y acelerando nuestro crecimiento hacia la independencia financiera, pero las cosas no suelen ser tan fáciles:

  • Una empresa que ha subido mucho, si sigue siendo buen negocio y no hay nada que haya cambiado, lo más fácil es que siga subiendo por lo que no es evidente lo de “recomprarla a menor precio”. Ya expusimos un caso práctico hace sobre año y medio con REE en un artículo del blog en Rankia (link) .
  • Estamos haciendo trading con las empresas de nuestra cartera. No tengo nada en contra del trading, ya he dicho muchas veces que lo hago en otras carteras cuando veo buenas oportunidades, pero si tengo comprobado que no es “para todos los públicos”, es más, la mayoría de la gente pierde dinero con esto y hace falta preparación para ser rentable.

Yo no lo recomiendo esta practica, yo ya lo hice al principio de empezar la cartera de dividendos con muy poco éxito. A pesar de estar acostumbrado a realizar trading, la presión de estar haciéndolo con las posiciones de mi cartera “para la libertad” hizo mucho más difícil la gestión (además de estar moviendo paquetes bastante más grandes de lo habitual para mi trading, la parte mental afectó mucho mis decisiones, mucho más de lo normal).

Creo que sólo debemos vender una compañía por que ya no cumple con las expectativas que teníamos puestas en ella, lo que significa que no estamos pensando en recomprarla (al menos a corto plazo). Por supuesto, tratamos de venderla al mejor precio posible y uno de los mejores momentos es cuando está en máximos (en muchas ocasiones es posible, lo que no asegura que que acertemos con el mejor precio . . . . ), por lo que a veces si vendo cuando (no porque) han subido mucho. En el último año hay varios ejemplos con mejores o peores resultados:

  • Telefónica. No me gusta la gestión y no acabo de ver recuperación en su negocio, prefiero otras compañías de telecomunicaciones y por eso roté una parte a Vodafone (algo más de la mitad). Lo hice casi en máximos, porque elegí vender cuando se acercó a máximos históricos y luego no los ha superado (casualidad, eso nunca lo sabremos por adelantado). Vendí cuando había subido mucho, pero no porque hubiera subido mucho, los motivos eran otros.
  • McDonalds. Vendí a finales de Julio cuando se acercó a máximos históricos (100$), luego los rompió y subió otros 15$-20$. ¿Veis? No siempre se acierta y vender en máximos no significa acertar con el mejor precio. Negocio con problemas a corto-medio plazo y crecimientos esperados muy moderados, lo que unido a su pay-out alto (por encima del 60%) no deja lugar a incrementos importantes, pues busco mejores oportunidades. También vendí cuando había subido mucho, pero no porque hubiera subido mucho.
  • Philip Morris. He vendido hace unos días que cotizó otra vez en los 90$ que son sus máximos históricos (¿los superará?, ¿se dará la vuelta?, eso no lo sabe nadie, a mi, a priori me parece un buen punto de venta). La verdad es que nunca he estado totalmente convencido de esta compra, no me gusta el producto, es más soy contrario a su uso, pero el negocio es muy interesante, con un retorno muy grande. Esperaba importantes subidas del dividendo que no se están dando, ni se esperan a corto/medio plazo, pues busco mejores opciones. He vendido cuando ha subido mucho, pero no porque ha subido mucho.
  • Repsol. Esta todavía no la he vendido, no es el momento, pero si tengo decidido rotar una parte, probablemente importante, a otras compañías del sector (XOM, PSX y SU son las mejor posicionadas). Definitivamente la compra de Talisman fue a precio de oro y su comportamiento actualmente defendiendo un scrip brutal hace que sea prácticamente imposible que recupere un dividendo decente en efectivo o amortizando acciones en el futuro. ¿Voy a vender en máximos? No, probablemente no venda en máximos, por lo menos una parte importante, ya que iré soltando poco a poco cuando vaya recuperando precio y tras haber “subido mucho” desde las posiciones actuales, pero de nuevo los motivos serán otros.

El si he acertado o no con estas operaciones no lo voy a valorar por si lo he hecho al mejor precio, sino en si realmente estaba acertado en mis precauciones sobre la compañía.

Por lo tanto, no soy un “Talibán” de la no venta de acciones de nuestra cartera, pero siempre de una empresa que no acabe de convencerme, de la que tenga dudas o reservas, nunca vendería una de las empresas del núcleo de mi cartera, tendría que ser una sobrevaloración “brutal” y sin ninguna razón o lógica, que cotizase a PER 35-40 por ejemplo para que me lo planteara (y no suele ser nada frecuente en nuestras compañías).

/*Añadido para comentarios*/

24 thoughts on “Estrategias de Inversión para la Independencia Financiera”

  1. Hola IeD.
    Yo tomé la decisión de automatizar el proceso de compra o venta, lo único que dejo a mi elección es “que” valor, pero por lo demás me he quitado un poco de peso psicológico de encima.
    Utilizo el GAD, y de esta manera compro cuanto indica el sistema, que ahora no para de lanzar órdenes, y luego venderé cuando lo diga.
    Es otra forma de las múltiples intermedias que has comentado, no se si será mejor o peor, pero creo que se puede adaptar a lo que ahora mismo siento y pienso.
    Un abrazo.

    1. Hola Miguel,

      Pues si, cada uno debe ajustar y encajar el funcionamiento de la estrategia a su forma de ser, circunstancias personales, etc.

      El utilizar un sistema de entrada y salida (y sobre todo si está bien probado) es una forma de evitar que la cabeza sea la que sufra una parte de estrés.

      Un saludo

  2. Hola IeD

    Creo que en base a la experiencia personal vamos evolucionando

    Conceptualmente la inversión en dividendos crecientesby empresas de máxima calidad es óptima

    En la práctica no tanto. Muchas empresas han “corrompido” sus dividendos para atraer inversores de dividendos, y poco importa que de endeuden o vendan activos para pagar esos dividendos

    Y hay cirta burbuja por los tipos bajos de inversores buscando rentas

    Dichoblo cual, no hay que ser talibán de nada, a mi me gustan empresas como ko,jnj pero también T, inditex o grifols

    Como en todo, dieta variada

    Un abrazo

    1. Hola Finanzasmania,

      Por eso no vale cualquier empresa que reparta dividendos, ni deslumbrarse por las grandes rentabilidades (cada vez me da más miedo el ver altas rentabilidades y me vuelvo más conservador) hay que mirar las tripas de la compañía y ver que el dividendo sea de verdad sostenible.

      Nuestro núcleo debe estar formado por compañías con crecimiento y pay-outs bajos/moderados, cualquier atajo en este sentido son preocupaciones para el futuro (no se debe abusar de compañías cíclicas o con pay-outs altos . . . . ).

      Un saludo

  3. Magnífico post.Yo la verdad estoy pasando una crisis de fe en la inversión en dividendos y no por la bajada si no por mi edad.Se me hace psicológicamente duro esperar 20-30 años esperar que lleguen los resultados cuando igual estoy ya con bastón o en el otro mundo jeje,así que una parte la quiero enfocar a empresas growht small caps,no chicharros y si sale mal pues lo asumiré.

    1. Hola JJT,

      La paciencia es fundamental para la estrategia de dividendos, tanto para conseguir buenos precios como para conseguir resultados en la cartera.

      Si vas a invertir en Small Caps, empieza poco a poco y mucha prudencia, crecen mucho en las épocas buenas, pero sufren también mucho en las malas. Prudencia y mantén al menos una parte de la cartera en dividendos, te va a dar cierta estabilidad en el conjunto.

      Un saludo

  4. Hola IeD,

    Excelente entrada. Yo soy partidario de los dividendos por su sencillez y el poco tiempo que se destina para la rentabilidad obtenida y eso para mi es mucho.

    Lo mas dificil de la estrategia es encontrar la empresa adecuada al precio adecuado, eso requiere de una paciencia terrible y sobre todo cuando se tiene liquidez que parace que nosquema de las manos. Además de ver la cartera en rojo y seguir comprando es psicologicamnete es duro, pero no me fijo en el valor de la cartera sino en los dividendos que me aporta.

    No renuncio a otro tipo de estrategias pero en mi opinón requieren de mayor conocimiento y estar ‘mas encima’ de ellas.

    Saludos,
    Román.

    1. Hola Román,

      Yo con la edad me vuelvo cómodo, quiero complicarme la vida lo justito . . . . y en ese caso la seguridad de una buena cartera de dividendos no tiene competencia.

      Como decía antes, la paciencia es esencial, pero creo que con la experiencia también se va consiguiendo ser más paciente.

      Un saludo

  5. Hola IeD:
    Yo confío plenamente en la estrategia de Inversión por Dividendos. No he empezado demasiado tarde (tengo 37, y voy camino de 2 en este mundo) y tengo la suerte de tener una buena capacidad de ahorro. Tal como comentas a menudo, trato de incorporar empresas de alta RPD aunque con menos capacidad de aumentarlo (tipo TEF) con otras de menor RPD inicial pero con historial continuado de dividendo creciente (IBM, ABE, etc). Últimamente he empezado a compaginar también con ventas de puts, que a día de hoy ya me están dando más ingresos que los propios dividendos. Y no descarto iniciarme también en ventas de call, sobre todo para algunas posiciones más próximas a cartera de medio plazo (tipo REP, CVX). Un abrazo y gracias por todo tu trabajo. Josean

    1. Hola Josean,

      Me alegro, la venta de puts es una de las estrategias complementarias que mejor encajan con la inversión en dividendos, vendiendo puts con strikes a precios de escándalo como Finanzasmania en el artículo de hoy, tienes estrategias win-win o ganas la prima o te llevas acciones a un gran precio.

      Un saludo

  6. Hola IeD,

    Buena estrategia. B&H y value para mi es lo mismo, también intento buscar dividendos y revalorización, aunque no es nada fácil. Si se puede comprar una gran empresa barata, no hay porqué vender. Ojalá pudiésemos comprar todos coca-cola a $30 y quedárnosla para siempre 🙂

    Growth-momentum también puede ser buena estrategia pero no sabría cómo aplicarla. Si hubiése una manera razonable de hacerlo no lo descarto. Hay una métrica que llamanan “indicador de momentum” que parece funcionar bien, pero ni idea. ¿Qué opinas?

    Salu2 Cordiales

    1. Hola Josep,

      Depende, por ejemplo puedes comprar un Arcelor a 3€ con criterios value pero no las mantendría de por vida, trataría de venderlas en el próximo ciclo alcista. Sin embargo, si compro KO a 30$ si las mantendría “para siempre”.

      Creo que una estrategia growth+momentum es de lo más rentable que puedes encontrar, acciones de empresas con fuerte crecimiento en resultados que además tienen fortaleza en el gráfico. El problema es saber detectar cuales van a mantener el crecimiento de forma estable para aprovechar buenas subidas . . . .

      Carlos Doblado alguna vez ha comentado que en las inversiones de su compañía (Agora) utilizan algo parecido, intentando aprovechar lo mejor de ambas partes (es de los pocos analistas técnicos que no desprecia el fundamental y me parece un tío de lo más sensato).

      Tienen un algoritmo que analiza un montón de parámetros fundamentales, buscando compañías con balance fuerte y negocio en crecimiento. Las mejores de la lista se analizan técnicamente buscando tendencia y puntos de entrada interesantes.

      Un saludo

  7. Hola,

    Me vais a perdonar pero ha estado la página caída durante casi 3 horas, parece que debido a consumir demasiados recursos en el servidor donde está alojada (te desconectan de la base de datos donde están alojadas las páginas).

    Tendré que echarle un ojo a este tema, no creo que seamos tantos como para llegar a estos extremos y no se si los problemas vendrán por otro lado.

    Un saludo

    PD Igual se ha acojonado con las caídas del ibex . . . 🙂 🙂

      1. Hola CZD,

        Copio lo que he puesto en el análisis de HCP en respuesta a otro lector:

        “HCP ha presentado hoy resultados de 2015, en general lo esperado (ligeramente mejor de lo que yo tenía como esperado) +4% en FFO y +6% en FAD.

        El problema es que han reconocido que HCR Manor Care ha presentado resultados muy pobres (26% de sus ingresos) y que el 2016 va a ser un año difícil. Han presentado un “guidance” de FFO con una fuerte caída (2,75$-2,8$ desde los 3,16$ de este año) aunque mucho más ligera en el FAD (2,62$-2,68$ desde los 2,72$ de 2015).

        A esto sumamos que Brookdale y MPW también han presentado unas previsiones para 2016 muy bajas, al final todo el sector de REITs sanitarios se han pegado un buen guantazo . . . “”

        Tengo que ver por qué hay esa diferencia tan grande entre la caída de FFO y FAD, no se, todavía no lo acabo de tener claro

        Un saludo

        1. Hola,

          Parece que están revisando las tarifas que cobran por los servicios en los programas de sanidad pública y esto afecta a las empresas del sector.

          Un saludo

  8. Hola,

    Volviendo al tema del artículo, yo sigo una estrategia mixta. La base son los dividendos, pero no tengo nada en contra de las ventas. No vendo a precios altos esperando luego comprar a precios más bajos porque no sé si se darán esos precios, pero si compro a precios bajos esperando que suban. Me parece que esperar que Santander suba de los 7, Mapfre a 3 o Repsol a 18 no es demasiado descabellado, y cuando llegue a esos niveles probablemente venda un parte de mi posición, posición que ahora he ampliado más de la cuenta para aprovechar estos precios.

    Respecto a la cartera de la OCU, la sigo y me sirve de orientación. Algunas empresas, como Syngenta, no me las hubiera planteado si no fuera por ellos y venderé cuando ellos vendan (si venden). El resto de su cartera está compuesta, en su mayoría, por empresas aptas para nuestra estrategia (Chevron, National Grid, Sainsbury, Vodafone, AT&&, Verizon, …). En este caso soy más estricto con las compras. Compro mi primer paquete cuando ellos compran y luego amplío si va recortando (promediando a la baja). Cuando ellos venden yo vendo sólo una parte porque la empresa me gusta también para dividendos. Como sólo amplío cuando recorta, los primeros paquetes son los más caros y al vender (si vendo) me queda un precio medio reducido, con un margen de seguridad alto.

    Un abrazo,
    Czd

    1. Hola CZD,

      Creo que con el tiempo vamos evolucionando, espero que para mejor. Los dividendos son y serán la base de mi cartera, de donde me llegarán las rentas para vivir tranquilo, pero probablemente con una cartera complementaria.

      Yo también he hecho algunas veces lo que comentas, acumular algo más de alguna posición cuando cae mucho más de lo que esperaba y luego vender cuando sube . . . depende de con que empresas, recuperar precios es cuestión de tiempo.

      Un saludo

  9. No cabe tambien la posibilidad de una estrategia mista? , la compra en Fuentes corrections, cobra de dividedos y por ultimo ventas en precious altos con stop de seguimiento?

    1. Hola Antonio,

      El problema es que no es tan sencillo para aplicarlo a una cartera de la que quieras vivir (muchas veces te van a echar con ese stop y luego seguirá subiendo, otras veces puedes aguantar pensando que es algo temporal y perderás una gran parte del beneficio . .. )

      Yo eso es lo que aplicaría a mi “cartera auxiliar value”, ni compraré en mínimos ni venderé en máximos, pero tranquilamente iré cogiendo parte de los movimientos , a veces acertaré y tardaré poco en ver beneficios y otras igual me toca esperar años, pero esa parte no me hace falta para vivir.

      Un saludo

  10. Yo pretendo, si no vivir de los dividendos en mi jubilación, al menos que nos permita a mi mujer y a mi llevar una vida acomodada, poder hacer viajes curiosos una o dos veces al año y no andar agobiado con el dinero en los años finales de mi vida.
    No vendo empresas salvo deterioro permanente del negocio…. y no es del todo cierto, procuro mantener un porcentaje definido entre acciones y metálico, según vea la situación económica española y global, si creo que vienen nubes negras aumento cash y reduzco acciones, si ya han llegado aumento acciones y reduzco cash para adquirir mayor número de títulos.
    Procuro estar 80% acciones y 20% cash, ahora mismo estoy 90%/10% y camino del 100%, en julio me puse en 60/40, y me ha venido bien, pero no es con intención de hacer trading con las acciones, procuro que aumente mi cash si preveo bajada del mercado.
    Nunca vendo en rojo.

    1. Hola Equity,

      Veo que combinas nuestra estrategia con Graham, igual no aciertas en los máximos y mínimos, pero realizado de forma consistente debe dar buen resultado

      Un saludo

  11. Hay buenas razones por las cuales las mujeres jóvenes casadas deben aspirar a la independencia financiera. No sólo son mujeres cuya expectativa de vida un promedio de siete a 10 años más que los hombres, sus ingresos de jubilación es menos de la mitad que la del sexo opuesto. De no ser demasiado de un bajón, la realidad es que el 45-50 por ciento de los matrimonios terminan en divorcio y las mujeres constituyen el 84 por ciento de los padres solteros. La combinación de estos factores con los sueldos más bajos para las mujeres, históricamente, el establecimiento de la seguridad financiera temprano en la vida es una necesidad absoluta.
    La independencia financiera, sin embargo, no se trata sólo de dinero. Las estadísticas muestran que las mujeres jóvenes independientes también se convierten en individuos más fuertes y son más capaces de cuidar de sí mismos. Por otro lado, las mujeres que dependen de los hombres son más propensas a ser víctimas de “depredadores” o caer en relaciones abusivas. “Un hombre no es un plan financiero”.

    “El mercado de divisas esta esperando por tí, tu también puedes ganar dinero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *