¿Que hacer ante un scrip dividend?

Una pregunta bastante frecuente por parte de los lectores cada vez que hay algún “scrip dividend” es: ¿Que hago? ¿Me quedo con las acciones o cobro el dividendo?. Cada vez que esto ocurre nos enfrentamos a una elección entre tres alternativas: Vender derechos, canjear por acciones o cobrar el dividendo “como tradicional”.

En mi opinión, no hay una respuesta genérica a aplicar, depende mucho de las implicaciones fiscales de cada una de las opciones en el momento del cobro (es algo que cambia de un año para otro) y la cotización de la acción, pero os voy a comentar como lo veo y como suelo actuar. 

¿Que es el scrip dividend?

Antes de nada vamos a recordar lo que ya hemos comentado alguna que otra vez: en que consiste un scrip dividend, que opciones tenemos y que implicaciones tienen.

Esta forma de reparto de dividendos se popularizó en los años de la crisis debido a los problemas de muchas empresas para poder seguir pagando un dividendo tradicional, ya que sus beneficios habían caído significativamente y no había dinero en caja para mantenerlo. Esto llevó a una forma “pervertida” de scrip dividend que apenas presenta ventajas para el accionista y casi todas para la empresa, sin embargo, bien realizado es una opción que presenta ciertas ventajas.

Vamos a explicar en qué consiste paso por paso. En el scrip dividend se realiza una ampliación liberada, en la que asigna un derecho por cada acción existente y se reparten entre los accionistas. Estos derechos cotizan en el mercado como lo hace cualquier otra acción durante un periodo limitado de unos días.

A partir de aquí se presentan tres posibles formas de actuar:

Venta derechos a la empresa a un precio prefijado
  • Esta forma es la equivalente a un dividendo tradicional, donde el precio prefijado es el dividendo repartido y el cobro se realiza con una retención.
  • Para optar por esta opción normalmente hay que comunicárselo al bróker y unos días después de finalizar la ampliación se produce el cobro.
  • La principal diferencia con el dividendo tradicional es que la participación del accionista en la empresa se diluye en la proporción de las nuevas acciones que se crean en la ampliación.
  • Esto sólo es válido para los derechos que te hayan asignado por tus acciones, habitualmente NO para los que puedas comprar posteriormente.
  • Cuando han existido exenciones de tributación sobre los dividendos, también aplicaban a los cobrados de esta forma (no hace mucho los primero 1.500€ procedentes de dividendos estaban exentos de tributar, por lo que al sufrir retención, en la declaración de la renta nos devolvían la retención correspondiente).
Venta derechos al mercado
  • Los derechos durante el periodo de cotización se pueden vender y comprar en mercado, por lo que podemos optar por vender los derechos al mercado durante su periodo de cotización.
  • El dinero recibido por la venta no tiene retención, como en cualquier venta de acciones.
  • La mejor parte es que tampoco se tributa por esta venta de derechos de forma inmediata, sino que el dinero recibido se considera una minoración del precio de compra de las acciones que han dado lugar a esos derechos y se tributa cuando se realiza la venta de estas acciones.
    1. Esto se va a mantener al menos hasta 2017, parece que a partir de esa fecha tributarán como ganancias de capital el año de la venta, pero con las vueltas que da la vida veremos realmente que acaba pasando.
    2. Creo que en el País Vasco y Navarra esto ya se aplica, y la venta de derechos tributa como ganancia de capital en el año de la venta.
  • Me explico, si teníamos 1.000 acciones que nos costaron 10.000€ y vendemos los 1.000 derechos por 1.000€, cuando vendamos las acciones tendremos que considerar que el precio de compra fue de 10.000-1.000=9.000€.
  • Esto se puede realizar hasta que se llegara a 0€ en el precio de compra, en ese momento ya sí que se empieza a tributar. En nuestro ejemplo, si no se compran más acciones, en 10 años se llegaría a ese límite.
  • Esta opción permite obtener un pago equivalente al dividendo sin retención, pero al igual que en el caso anterior, la participación del accionista en la empresa se diluye en la proporción de las nuevas acciones que se crean en la ampliación.
Canjear los derechos por nuevas acciones
  • Al final del periodo de cotización los derechos son automáticamente canjeados en acciones en la proporción establecida (depende de la acción y la ampliación, 1 acción nueva por cada X derechos).
  • Esta forma equivale a una reinversión del dividendo en acciones, con la ventaja de que al igual que en la venta de los derechos, no se sufre ninguna retención y por lo tanto es fiscalmente más eficiente.
  • Estas acciones se añaden a las ya existentes en nuestra cuenta a precio 0€, luego lo que hacen es bajar su precio medio de compra, lo que nos afectará en el caso de vender finalmente las acciones (al igual que en la venta de derechos).
  • En este caso, el accionista no diluye su participación, sino que la aumenta, pero normalmente de forma muy ligera (en la proporción de la gente que venda los derechos a la empresa y cobre un dividendo “tradicional”, no realmente en la proporción de su aumento de acciones).
  • Los derechos sobrantes (si te dan una acción por cada X derechos, puede que tu número no sea un múltiplo exacto de la relación de canje) se pierden al final del periodo de cotización. Para evitar esto, normalmente el bróker los vende de forma automática a mercado el último día (siempre y cuando el efectivo que vaya a proporcionar la operación cubra gastos de mercado y comisiones), pero es conveniente revisar que dice el contrato en este punto para evitar sorpresas.

Como vemos, el scrip dividend presenta ciertas ventajas fiscales al diferir la tributación al momento de la venta de las acciones (si alguna vez vendemos), pero tiene un gran inconveniente, que realmente la empresa no reparte nada “suyo”, sino que todo se crea artificialmente con la ampliación liberada. Como vemos en la tercera opción, cobrar el dividendo en acciones apenas sirve para seguir como estábamos.

Sin embargo, si la empresa recompra acciones por el mismo número de la ampliación y las amortiza o las compra previamente y las utiliza para repartirlas en el dividendo, estos efectos perjudiciales desaparecen, quedándose sólo las ventajas fiscales en caso de vender derechos o canjearlos en acciones:

  • El que opta por cobrar un dividendo “tradicional” no se ve diluido porque el número de acciones no varía una vez completado el proceso de amortización.
  • Si se venden los derechos a mercado, se puede cobrar un “dividendo” sin retención y difiriendo la tributación a la venta de las acciones.
  • El que canjea los derechos por nuevas acciones, amplía su posición en la empresa, reinvirtiendo el dividendo en acciones con ventajas fiscales por no tener una retención (y en muchas ocasiones sin comisiones de compra o con una comisión reducida).

¿Que hacemos con un scrip dividend?

Vale, la teoría está muy bien, ¿pero que hacemos en la práctica?. Pues vamos a repasar las opciones y como podemos aprovechar al máximo las ventajas que hemos comentado anteriormente.

¿Cuando cobramos como un dividendo tradicional?

Los puntos clave para valorar esta opción son dos: a) ¿Existe algún tipo de exención fiscal al cobro de dividendos? y b) Tener presente que debemos tributar por el cobro de dividendos (nos retienen y si no hay exención fiscal no nos lo van a devolver).

Si en a) la respuesta es afirmativa (como pasaba en España hasta hace poco con los primeros 1.500€ 🙁 ), tenemos que hacer un cálculo para agotar esta cantidad. Si por vía de dividendos “normales” no llegamos a cubrir esta cantidad “exenta”, nos interesa usar este método de cobro en los “scrip dividend” hasta llegar al límite. En este caso, aunque nos retengan algo, lo recuperamos en unos meses y ese dinero no paga impuestos “nunca” (ni aunque vendamos en un futuro las acciones).

Si en a) la respuesta es negativa (como actualmente en España), yo no veo incentivo a utilizar esta via de cobro, salvo que durante el periodo de cotización de los derechos la acción se hunda (y también los derechos lógicamente) de forma que aunque nos retengan un 19%, como el precio prefijado no varía y se mantiene en el valor inicial, nos compense vender a la empresa.

¿Cuando vendemos los derechos a mercado y cuando me quedo las acciones?

En la situación fiscal actual de España, las únicas opciones que veo razonables (ya digo, salvo desplome de la acción en el periodo de cotización) son la venta de derechos y el canje de acciones.

La posibilidad de vender derechos sin tributar hasta que no se vendan las acciones (o canjear los derechos en acciones en las mismas condiciones), en el caso de no vender “nunca” las acciones originales, nos supone en la práctica una exención de tributación hasta una cantidad igual al importe de compra (podemos vender derechos sin pagar impuestos hasta igualar el importe de la compra, a partir de ahí ya no podemos diferir la tributación). Si hemos comprado 10.000€ en acciones de Iberdrola, podemos vender derechos en los “scrip dividend” hasta un importe de 10.000€ sin pagar impuestos hasta el momento de la venta (y si no vendemos, no pagamos “nunca”).

¿Y cual usamos normalmente?. Pues, entre las dos opciones que nos quedan, yo habitualmente elijo en función del precio de cotización de la acción. Como lo que paga la empresa en dividendo es fijo y no depende de a que precio cotice, mi visión cuando tengo los derechos en mi cuenta es que tengo un extra de efectivo (“derecho/efectivo”) y me hago la pregunta: ¿está la acción a un precio interesante de compra? ¿Está a un precio en el que me interesa comprar más acciones? ¿invierto estos X € de efectivo en ella?

Si la respuesta es afirmativa, canjeo los derechos por acciones y normalmente redondeo un poco para comprar alguna más aprovechando las bajas comisiones de compra de derechos.

Si la respuesta es negativa, la acción cotiza por encima de un precio atractivo, este efectivo lo acumulo y lo utilizo para invertirlo en otra opción que esté a un precio más atractivo. En este caso vendo los derechos a mercado y los “derechos/efectivo” los hago líquidos en €.

Este método de elección puede cambiar ligeramente a partir de 2017 y complicarse un poquito. Si la venta de derechos empieza a cotizar como ganancias de capital, en función de la situación personal de cada uno (en la parte de ganancias de capital y las que se compensen con esta) puede ser más interesante optar por el canje en acciones (siempre que estas sigan manteniendo el diferimiento en la tributación y su efecto sea una minoración del precio de compra).

Vamos a verlo con algún ejemplo. En 2017, una persona en la compra/venta de acciones y fondos tiene una ganancia de 10.000€ y puede vender derechos por 5.000€ ese año. Si lo hace, en la renta va a tener que pagar por 15.000€ en Ganancia/pérdidas patrimoniales, por lo que es muy posible que le interese más tratar de reducir en lo posible esos 5.000€ canjeando una parte en acciones (las que aunque el precio al que coticen no sea muy atractivo, pero si razonable).

Sin embargo, consideremos el caso de una persona que ha tenido un mal año y en la compra/venta de acciones y fondos tiene una pérdida de 6.000€ y puede vender derechos por 5.000€ ese año. Si lo hace, en la renta NO va a tener que pagar nada por la venta de derechos (se compensa y tiene minusvalías o pérdidas por 1.000€ en Ganancia/pérdidas patrimoniales).

Como veis no es muy complicado, pero es necesario tener presente estos aspectos si queremos optimizar nuestros rendimientos en los “scrip dividend”.

 

/*Añadido para comentarios*/

13 thoughts on “¿Que hacer ante un scrip dividend?”

    1. Hola Miguel,

      Yo creo que ya la mayoría de la gente conoce los scrips y están prevenidos (la mala fama les precede), pero si que es muy frecuente que cuando digo que he vendido unos derechos (es lo más habitual en mi operativa, salvo que esté en precio la acción), recibir preguntas sobre si no me gusta esa acción, si no es buena para la estrategia, etc.

      Ahora pretendo explicar en que me baso para hacer una cosa u otra.

      Un saludo

  1. Magnifico artículo ID (como siempre),muchas gracias.

    Por otro lado, me gustaría comprar algo de oro, me podéis aconsejar algún ETF de oro? mineras no porque ya tengo BHP y RIO.

    1 saludo

    1. Hola Socrático,

      Pues sinceramente no he usado nunca ninguno, pero si te sirve de algo, miraría muy bien las comisiones (sobre todo si vas a largo plazo). Suele ser un punto débil de los ETFs sobre materias primas como esta, los que son sobre físicos por gastos de custodia, etc. y los sintéticos suelen ser sobre futuros y suelen clavar por roll-over y similares.

      Un saludo

  2. Hola, os copio un correo con preguntas generales y que puede servir a mucha gente.

    Buenas,

    Muchas gracias por tu artículo sobre script dividend. Me ha parecido realmente interesante. Me han quedado algunas lagunas. Te las comento por si pudieras ayudarme:

    – ¿Que diferencia hay entre un Script Dividend como el del BBVA y una ampliación de capital liberada como la de Abertis? Entiendo que ambas son amplicaciones de capital liberadas. ¿En esta última no existe la venta de derechos a empresa?

    – ¿Que pasa en la venta de derechos a mercado cuando se llega a 0 en el precio de compra? Es decir, se supone que el accionista va diluyendo su participación, hasta llegar a 0. Cuando llegue a 0, ¿no se pueden seguir vendiendo derechos a mercado?

    – ¿No hay un límite también en la venta de derechos a empresa? Es decir, aunque no se reste del precio de compra (para un supuesta futura venta) y se cobre como si fuera un dividendo con retención, en realidad el accionista cada vez se diluye más, ¿no?

    Gracias.

    1. Hola,

      – La ampliación de Abertis no es un dividendo, no hay opción de venta a precio prefijado a la empresa. Es una forma de aumentar la retribución anual del dividendo en un 5% sin aumentar el DPA (se aumentan las acciones que tiene cada accionista y por tanto el dividendo total cobrado).
      Es una forma de dejar a algunos accionistas que puedan hacer algunas ventas y reducir su posición sin tener que tributar por ellas de forma inmediata. En lugar de vender acciones (tributas inmediatamente), venden los derechos de la ampliación y mantienen las acciones (tributas cuando vendas las acciones).

      – Diluir tu participación significa que tienes un % de empresa menor (y eso depende de si la empresa amortiza acciones de la ampliación), no significa que reduzcas tu precio de compra (eso siempre pasa si vendes derechos).

      No hay problema para seguir vendiendo, simplemente, si llegas a precio 0€ de compra por la venta de derechos tienes que empezar a tributar por las ventas como ganancia en las operaciones, no se puede diferir la tributación más ya que seguro que será un beneficio (el precio de compra ya es 0€). Tributan como una venta de acciones en las que tienen precio de compra 0€ y venta el correspondiente a la venta de derechos.

      – Como hemos dicho antes, el que te diluyas depende únicamente de si la empresa acaba amortizando las acciones de la ampliación, puede que cobres dividendo y si amortiza las acciones de la ampliación, tu % de empresa se mantenga ya que no hay cambio del número total de acciones en circulación.
      Si vendes a la empresa a precio prefijado es como un dividendo y el tratamiento fiscal es el mismo, va a tener retención y tributas como lo hagan los dividendos, por eso no hay límite en el cobro por esta vía.

      Un saludo

  3. Hola, IeD,

    Muy buen artículo. Yo particularmente estoy en una fase de reordenación de cartera (que será muy gradual) en la que daré más peso a clásicas extranjeras del dividendo, y reduciré exposición al Ibex, donde estos artificios son demasiado habituales para esconder las vergüenzas.

    Un abrazo,
    Czd

    1. Hola Czd,

      Yo también espero centrarme en reforzar esta parte de la cartera. He hecho una selección de empresas en las que me gustaría alcanzar cierta participación: DGE, GSK, PSX, JNJ, DIS, AFL, KO, PG, PEP, ADM, UTX, WMT, TROW, KHC, MMM, AXP, BRK (y quiero mirar farmaceuticas Pfizer, Abbot, Novartis. . .) en España he cubierto mi objetivo de GAS y TRE, he podido empezar en VIS y AMS. Ahora sólo me hace falta que lleguen a buen precio

      He reducido REP y me gustaría hacer lo mismo en TEF (la parte que me queda, ya reduje hace tiempo y la deje en poco más de la mitad).

      Creo que es básico que el núcleo de nuestra cartera sean empresas de las que no dan sustos aunque se hunda el mundo.

      Un saludo

  4. Tengo poca experiencia en ésto pero la opción de cobrar dividendo en efectivo me parece acertada siempre que la empresa haga amortización posterior de las acciones nuevas que ha emitido, es decir, que se mantenga el número de acciones totales.
    Un saludo.

  5. Hola IeD.

    h
    He leido e eimpreso éste articulo sobre scrip,
    pues a partir de 2017 va aser muy importante éste tema.

    ” puede ser más interesante optar por el canje en acciones (siempre que estas sigan manteniendo el diferimiento en la tributación y su efecto sea una minoración del precio de compra). ”

    si esto continuara en el canje de acciones, como señalas, podría darse incluso la paradoja, de que ,
    en lugar de vender derechos a mercado, que generaría una ganancia de capital,
    podría interesar Recibir las acciones en el canje
    e incluso.
    venderlas a continuación
    – generando una Minusvalía o perdida de capital
    en el caso de que las acciones (bancos, repsol, mapfre, etc…)
    las tengamos con pérdidas,
    con lo cual al venderlas
    afloraría esa pérdida
    y nos ahorraríamos:
    – el 19% de retención irpf si cobramos el divid. en efectivo
    – el 19% de retención si lo vendemos los derechos a Mercado
    – No nos aumentaría la base imponible final a declarar
    – nos la reduciría, ya que afloraría una pérdida.

    A observar.
    -el coste de la venta.
    – ver si no nos restan el 19% en el canje de acciones, podrían hacerlos, no?

    Saludos.

  6. Los scrip dividends tienen la desventaja de que requieren un esfuerzo adicional por parte de los accionistas. En general, salvo que estos requieran lo contrario, los scrip dividends se convierten en la forma comun de remunerar al accionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *